road-at-night

Y donde esta mi bisabuela? – cuento

Mi capacidad de mentir a lo largo de estos años la catalogo de increíble, digna de un reconocimiento formal, que solo se produciría si estuviese dispuesto a decir la verdad, pero hay tantas verdades para contar, que ciertamente no creo acordármelas todas. Pero por supuesto que existen verdades memorables, y confesaré que me “muero” de ganas de contárselas siquiera a alguien. Lo gracioso es que, cuando he intentado contar alguna verdad, termino siendo catalogado como mentiroso.

Como cuando, hace muchos años atrás, supimos que nuestra bisabuela estaba muy grave, a escasas horas de morir. Los hijos, que eran 6, vivían repartidos entre el pueblo natal de mi bisabuela y la capital, tres en cada ciudad, a diez horas de distancia por carro, y a muchos dólares por avión. El dilema se presentó cuando la familia empezó a decidir donde debería morir nuestra querida bisabuela; si en la capital, donde vivía junto a sus tres últimos hijos (más por su enfermedad que por convicción propia), o en su pueblo natal, donde aun vivían sus tres primeros hijos. La discusión se tornó molesta y entraron a tallar no solo los hijos, sino también los hermanos, sobrinos y alguno que otro vecino acomedido. Finalmente se decidió que sería en el pueblo natal, y el mayor de los hijos iría en su camioneta a recogerla a la capital. La familia no acumulaba grandes fortunas, por lo que trasladarla en avión sería complicado, más aún si la señora estaba tan grave.

Y así fue como mi tío partió rumbo a la capital un viernes por la tarde, esperando llegar al amanecer y preparar el viaje para estar de vuelta el día lunes. Al llegar se dio con la triste sorpresa, de que su abuela, mi bisabuela, había muerto hacía menos de una hora.

Las primeras dos horas, los llantos y lamentos inundaron la casa, y solo tras un largo silencio, alguien atinó a elevar la voz para comunicar que en ese momento empezarían los trámites de defunción. Nuevamente se había desatado el debate, pues la mitad de la familia más uno, había acordado que se le trasladaría a su pueblo para que pase los últimos días; y la otra mitad, menos uno, defendía que, el que ya hubiese muerto en la capital, suponía un entierro en esta ciudad. La discusión duró horas, hasta que finalmente la mayoría acordó en que debería estar sepultada en el pueblo natal; pues, entre otras cosas, era uno de sus deseos.

La prioridad, entonces, era llevarla de regreso. Ya estaba entrando la noche y aprovechando que la camioneta de mi tío estaba equipada para trasladarla, decidieron llevarla ahí, cubierta; intentando no levantar sospecha, hasta el pueblo natal y hacer de cuenta que había muerto allá. Era necesario no hacer ningún tipo de trámite pues delataría el intento de movilizar un muerto, y según supe, o mejor dicho, según entendí años después, es un engorroso trámite burocrático en la municipalidad.

Decidido todo y entre lágrimas, partiríamos con rumbo a nuestro pueblo esa misma noche, mi tío al volante, mi padre, mi madre y yo – con apenas 10 años de edad –  los acompañaríamos; y claro, la bisabuela en la parte de atrás.

El viaje empezó a hacerse largo, todos iban en silencio y éste se interrumpía de tiempo en tiempo, con algún sollozo de mi madre, de mi padre, de mi tío, e incluso mío. Yo recuerdo haber estado mudo, pues entenderán que a mi edad, sentía miedo de que a mis espaldas viajara un muerto, por más bisabuelita linda que sea.

Pasando el penúltimo pueblo antes de nuestro destino final, mi tío al volante anunció que tenía hambre y que aprovecháramos que a los alrededores no había gente, para detenernos a comer en un restaurante. Y así lo hicimos, comimos y bebimos como se suele hacer en un restaurante de carretera: abundantemente y con una sazón especial. El sentirme satisfecho por la comida, me hizo dar sueño y pensé que el resto del viaje lo pasaría durmiendo. Cuando salimos del restaurante todos nos quedamos mudos, nadie dijo nada y todos nos vimos con gestos interrogantes. Mi tío fue le primero en correr hacia un extremo, mi madre me abrazo y mi papá dando un paso al frente exclamó: “¡Mierda! ¡Se robaron la camioneta  carajo!”.

Cada vez que me acuerdo de ese momento me da mucha risa. Me imagino la cara de los tipos que hurtaron la camioneta, cuando en algún momento pararan a ver su botín, aquella gran alforja entre nuestros equipajes, y al descubrirla encontraran a una ancianita muerta. No pude aguantar la risa al pensar eso frente al restaurante, pero una de esas miraditas que mi madre solía darme fue suficiente para que me callara.

Luego del desconcierto que nos dejaron en una esta de estupefacción total (a nosotros y a los ladrones seguramente) decidimos a  la mañana siguiente en casa de mi tío hacer un pacto solemne, juramos en nombre de todo lo que se les ocurrió (sobre todo en nombre de mi bisabuelita) que nadie contaría lo que había sucedido a nadie por ningún motivo. El cajón que estaba listo, lo llenaron con un costal de arena y lo cerraron para velarlo. Por supuesto el velorio fue rápido y el entierro más aun. Pasaron desapercibidas una serie de detalles, entre el dolor de la familia, que acompañó al costal de arena – que hacía de bisabuela – hasta su morada final.

Han pasado varios años ya. La mayor parte de la familia y de los testigos del hecho ha muerto, dejándome prácticamente como único testigo de tan tonta, increíble, denigrante y chistosa, historia. Nunca apareció la camioneta y menos la bisabuela. Tampoco me han creído al contarla, pues a cuanto familiar le intente contar la historia lo único que he recibido ha sido un palmazo en la cabeza, seguido de un enérgico “No se juega con la memoria de tu bisabuela”.

  8Comments

  1. Miguel Angel Vásquez Rodríguez   •  

    Me he divertido muchooooo!!! Muy buena historia… bien contada… aún me salen las lagrimas de la risa (a pesar de lo trágico). Muy buena..!!!! Lo disfruté muchísimo….!!! Grande Clau!!

  2. cecilia muñoz   •  

    Ahijado, cada vez escribes mejor, felicitaciones!!!!

  3. Alonso   •  

    que buenaaaaaaaaaaaaa!

  4. laura hammer   •  

    Ok, lo lograste. El relato atrapa y mucho…Aunque no suelo llorar de la risa,
    pero divertido estuvo.

    Saludos.

  5. Fabiola Pineda   •  

    Hola. Claudio antes q nada dejame decirte q me hice fans tuya, x q has de preguntarte?. En particular x esta historia de tu bisabuela y x todos tus comentarios despues, frases celebres y notas de canciones tambien, tu blog, tus historias q de verdad me han hecho reír y suspirar también, sabes no me creas una enferma por favor, como di contigo umm, te diré tecleando este nombre x un hombre q conosco y me llama mucho la atención pero me acaba de informar q no tiene FB en fin. Sabes x lo poco q puede percibir de ti, creo q eres un exelente hombre, la honestidad con la q te reflejas es inimaginable ser tu, así, guaa creo q te estoy hechando flores y no va x ahí creeme!.. Simplemente es Bello conocer y saber q hay gente así, sin apariencias.. Bueno mucho bla bla, nada mas decirte q aquí en Jalisco tienes una persona a la cual le has caído muy bien.

    M encanta tu sencibilidad y visión de las cosas.

    Fabiola.
    Enviado a través de Face

    • claudiologia   •  

      Gracias Fabiola, gracias por tus palabras, me halagan mucho y me alientan a seguir publicando, espero encuentres al que de casualidad te trajo por aquí (jejeje) un saludo desde Lima Perú, un abrazo!

  6. Angel   •  

    Leer no va conmigo, pero si leer significa leer lo que escribes, me apunto! Me divertí es triste y a la vez gracioso.

    • Claudio Morgan   •     Author

      gracias Angel, que gusto tenerte por este espacio! un abrazo, regresa pronto, gracias por tus palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>