desperte

Desperté – Cuento

Pasemos por esa playa, que ya era conocida, una y otra vez fuimos, no por diversión, más por trabajo

  • Algún día vendremos de vacaciones? – me preguntaste
  • Mmmm puede ser, aunque podemos buscar un lugar mejor – sonríes, asientes, y te arrimas a mi brazo dándome la fuerza, la razón.

Llegamos la zona del mirador, la gente miraba desde lo alto (no muy alto) las olas, el mar estaba movido, más de lo habitual, la gente debía salir de la playa, aparentemente algo no estaba bien. Vino una primera ola muy larga, muy alta, muy agresiva y mojo toda la zona de playa.

La gente inquieta, corría, algunos se veían jalados por la ola, de regreso al mar, con más fuerza de lo habitual, una ola más grande se veía crecer.

  • ¿A dónde vas? – me dijiste – es peligros
  • Tengo que ayudar, no pasa nada – un escalofrio paso por mi espalda

La ola llego demasiado rápido, muy alta, muy fuerte, envolvente, sin pensarlo me levanto y empujo a su cresta cual tabla de surf, mis maniobras, mi poca destreza para nada no ayudaron, en el desespero me deje llevar y sin darme cuenta estaba ya entregado a una caída a la orilla, sobre la gente, sobre el muro de concreto que separaba la playa del resort, los siguiente minutos fueron horas, eternos, lejanos, oscuros, ahogados, solo sentí que entre lo poco que podía ver y respirar mi cara salió a flote, mi cuerpo estaba como inerte, perdí la conciencia.

Entre a un viaje profundo, lago, recorrí mi vida y otras vidas sin sentir nada más que mi monten y mi alucinada imaginación.

Abrí los ojos de cuando en cuando, como entrando a un sueño que nunca sucedió, las luces me segaban y rostros que no conocía me hablaban en idiomas que no entendía.

Un dia un hombre me vio despertar.

  • Estas ahí? Estas despierto? – me dijo con un tono monótono.
  • Ujumm – es lo único que podía decir, no sentía nada, me ardían los ojos

El Salió corriendo, no supe a donde pero en menos de lo que creía ya estaba consiente

  • Que ha pasado? – balbucee
  • Has estado dormido, por mucho tiempo – me dijo una enfermera con cariño
  • ¿Cuánto tiempo he dormido? – pregunte asustado, mi mente tenia preguntas, razón, trabajo, familia, amigos, muchas información regresaba de pronto

No se cómo, ni en cuanto tiempo, pero ya estaba de pie, sin poder hablar me levante, y Salí de la habitación, veía rostros conocidos, miradas de sorpresa, algunas indiferentes, otras preocupadas, pero no la tuya.

  • ¿Dónde está ella? – pregunte
  • Debe esta por ahí – señalo el patio.

Un patio, un ligero jardín, un sol brillante, y ente mi ceguera la vi, la vi venir desde la esquipa y un emoción inundo mi mundo, mi nuevo, mi recuperado, mi inexplicable mundo.

  • Mi amor, mi amor – repetía mientras se me quebraba la voz
  • Estas aquí mi cielo. me dijo mientras me abrazaba fuerte y apasionadamente
  • ¿Cuanto tiempo ha pasado? Cuanto tiempo eh dormido? – insistí angustiado
  • Como dos años amor – me dijo al oído sin soltarme

Entre en un llanto inconsolable, sentía que se me apretaba el pecho y se llenaba de emociones, sentía miedo, sentía incertidumbre, sentía tantas cosas… cosas que salían brotando lagrima a lagrima y sollozo a sollozo

“por fin desperté” pensé… en ese abrazo tan esperado, en medio de un jardín, en un lugar que no conocía, pero en los brazos que eran mi casa, sin saber si alguna vez le dije que ella era mi casa.

  • (rin rin rin rin) sonaba el despertador

Desperté… desperté de un sueño donde había caído en coma y perdido 2 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>