silueta-hombre

Caos – Cuento

Es inevitable que en algún momento en la vida uno se de cuenta de la cantidad de situaciones y variables al que se está expuesto. Él esta sentado escribiendo en un café mientras allá afuera suceden tantas situaciones como humanos existen en el planeta con sus respectivas innumerables cantidades de variables.

Mientras él esta allí, con la mente en blanco, allá afuera alguien está caminando, otro saltando, algunos corriendo, otros renegando, muchos riendo, aquel esta teniendo un frenada brusca, otro acaba de chocar el automóvil, otro ser ha nacido, otro acaba de morir, otro esta teniendo su primer beso, algún otro su primera relación, otro la está terminando, otra está diciendo si a una propuesta de matrimonio, alguien está a punto de asaltar a otro, otro está despertando, otro a punto de dormir, otro con insomnio y quizá otro está como él pesando en estas variables.

Su cabeza no puede enfocarse en tantos acontecimientos, empieza a depurar, en pensar solo en sus conocidos, ahora en los más cercanos, quizá solo debería pensar en su familia o en su circulo intimo, de pronto es asaltado por una duda: ¿Qué estará haciendo ella?, ella podría estar de regreso a casa, o quizá aun en el trabajo, ¿tomando un café?, ¿preparándose algo de comer?, ¿remotamente pensando en él?.

A la mente le viene la teoría del caos, siente que todo es así, ¿será que todo depende también de sus condiciones iniciales?, ciertamente estas condiciones dependen de él y es responsable de marcar un nuevo inicio. Mira alrededor, coge el teléfono, lo deja; abre el computador, deja titilar el cursor en la pantalla; se acomoda en la silla, levanta la mirada; mira la hora, calcula el tiempo; “condiciones iniciales”, murmura varias veces; no hace nada.

No puede cambiar las condiciones iniciales, ya fueron dadas, no precisa en que momento ni en que lugar, ahora piensa en el efecto mariposa, en que cambiaria su situación actual si es que hubiera hecho esto o aquello. Bebe un sorbo de café, busca con la mirada su caja de cigarros, estira la mano hacia su computador, piensa, regresa a su posición inicial, escucha a todos a su alrededor y cree que no podrá cambiar nada, pues no tiene ganas de hacer nada.

Algo dentro de él le anuncia que en este tiempo perdido otro ser humano ha nacido, que otro acaba de morir, que otra acaba de decir que si, alguna ha dicho que no, otro sigue durmiendo, sonríe pensando en el que se despertó por una pesadilla, un niño está llorando, otros riendo… “¡carajo, esto es un caos!”, sonríe, acaba de entender el origen de la teoría… “condiciones iniciales”, cada acción puede, es, el inicio de otras indeterminadas.

¿Por qué no hago nada?, se pregunta, esta molesto, no le gusta cuando las cosas no salen como las ha planeado, se siente utilizado, como un personaje mediocre de una película de bajo presupuesto en el gran escenario de la vida. Ahora desea ser el director, darle la rienda que él quiere a su vida, que su chica este pensando en él aunque solo se conozcan de vista, que tengan un encuentro casual, que ambos solteros estén listo el uno par el otro, que puedan conducir entre risas por la carretera, que la música de fondo siempre sea como él quiera… ¿y porque no?

Sabe que aunque lo planee el caos lo llevará por donde dictamine el libre albedrío de quienes conforman la escena. Ahora la recuerda, sigue pensando en ella, casi no la conoce, probablemente ella este pesando en otro como él piensa en ella, en otro que ha tenido otro comportamiento inicial para posicionarse donde el quiere. “a la mierda la autoestima” se dice, no depende de eso, ya no depende de uno mismo, depende de cómo fluye la vida, y la vida no fluye como quisiéramos siempre… variables.

Mira el teléfono, pero no llama; el cursor de la PC sigue intermitente, pero no escribe; mira alrededor, pero no atina a provocar una acción. ¿Si no es ahora? ¿Cuándo?, ¿si no es aquí? ¿Dónde?, ¿si no es así? ¿Cómo?

Piensa, inevitablemente, que hoy está donde está únicamente por el fruto de sus acciones. Ya no cree que es un personaje mediocre, se consuela, quizá no es tan buena idea ser el director, que aburrido debe ser Dios, mucha responsabilidad, quizá siga siendo interesante ir por la vida escogiendo a cada instante una puerta que lo llevará a un futuro impreciso, sonríe.

El destino no existe, solo hay diferentes decisiones, una época quería ser piloto, también se imaginaba conduciendo un auto en un traje elegante, fantaseo con ser músico o artista, siempre quiso ser escritor o columnista, bombero, dueño de un hotel en una playa… todo eso le viene de golpe a la mente y de alguna forma termino con el cursor parpadeando en una pantalla en blanco pensando en ella una tarde fría de invierno entendiendo el caos y entregado conscientemente a la inercia.

 

 

  5Comments

  1. Miguel Angel Vásquez Rodríguez   •  

    Muy buenooo!! Me ha encantado leerlo, muy buen contenido, bien planteado y redactado. Muy buen trabajo, depurado. Muy buen trabajo mi querio Claudio. Un fuerte abrazoo!!!!

  2. Edwar   •  

    me siento en un caos en este momento…. felicitaciones!!!

    • Claudio Morgan   •     Author

      jejeje gracias por seguir el Blog Edwar, buen fin de semana

  3. Lin   •  

    Me senti tan identificada!!! Muy bueno!!! Te felicito :) en una estas en mi lista de bloggers favoritos!

    • Claudio Morgan   •     Author

      Gracias Lincy, que gusto saber que me has leído por aquí, gracias en serio, que bueno que te gustara, sera un honor ser parte de tu lista de blog favoritos jejeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>